Hugh Herr, el hombre biónico que tiene el secreto de la innovación

Hugh Herr tenía tenía 17 años cuando sufrió un accidente de montaña que cambió el curso de su vida. Fue en 1982, cuando el hoy célebre ingeniero del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés), en EE.UU., se perdió durante una escalada en New Hampshire y pasó varias noches a temperaturas inferiores a los 20 grados bajo cero.

Herr sobrevivió, pero debieron amputarle ambas piernas por debajo de las rodillas. Frustrado por la falta de funcionalidad de las primeras prótesis que le ofrecieron, el científico decidió dedicar su vidaHugh Herr a diseñar y crear piezas que sí le permitieran, a él y a cientos de personas, recuperar la libertad de movimiento.

Herr recibirá en octubre el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por las prótesis biónicas que ha venido diseñando durante dos décadas. Y la máxima que ha guiado su vida desde su accidente está en el corazón de su profunda pasión por innovar.

“Luego de mi accidente, me di cuenta rápidamente que un ser humano nunca puede ser ‘discapacitado'”, dijo Herr a BBC Mundo. “Los seres humanos no se rompen, es la tecnología la que es insuficiente, rota y discapacitada, y hay que mejorarla. Esta idea simple y poderosa fue un llamado a que me dedicara a hacer avanzar la tecnología para eliminar mi propia discapacidad, y las de otros”.

Para lograr su objetivo, Herr no cesó de adquirir conocimientos en diferentes campos. Es doctor en biofísica graduado de la Universidad de Harvard, y máster en ingeniería mecánica del MIT.

Actualmente dirige el grupo de investigación en biomecatrónica del MIT Media Lab, donde colaboran expertos en biología, neurología, robótica y electrónica, entre otras disciplinas.

Fuente: La Nación

/ salud, Tecnologia

Share the Post